Estatuto del Colaborador

¿Qué es el Voluntariado?

Intentamos definirlo:

Entre las diferentes formas de participación ciudadana, el voluntariado es una forma de colaborar un tanto especial, ya que supone un contacto con la realidad más permanente y con grandes dosis de implicación personal.

No hay una única forma de ser voluntario/a y no hay una definición universal que aglutine a todas las personas voluntarias. Cada una de ellas se mueve por motivaciones diferentes, persigue fines distintos y, en definitiva, cada persona es distinta, con diferentes ideas y comportamientos.

Voluntario/a: es la persona que dedica parte de su tiempo, de manera desinteresada, a actividades en favor de los demás o de intereses colectivos y lo hace de forma organizada, en el seno de una institución. (Definición de César García-Rincón)

Para que una acción sea voluntaria ha de cumplir tres características:

  • Ha de ser desinteresada, es decir, el voluntario/a no persigue ningún tipo de beneficio ni gratificación por su ayuda.
  • Es intencionada, persigue un fin y un objetivo positivo (buscar un cambio a mejor en la situación del otro) y legítimo (el voluntario/a goza de capacidad suficiente para realizar la ayuda y de cierto consentimiento por parte del otro que le permite que le ayude).
  • Organizada y en el seno de una institución o proyecto. Formando parte del mismo y colaborando dentro de sus posibilidades. Participar en el seno de una organización supone mayor capacidad de acción, al disponer de más medios, y trabajar en equipo hace que la eficacia y el número de beneficiarios sea más elevado.

No hay que confundir el voluntariado, tal y como se ha definido en el punto anterior, con las actuaciones realizadas por razones familiares, de amistad o de buena vecindad. También hay que tener en cuenta que el trabajo como voluntariado no podrá sustituir en ningún caso al trabajo remunerado.

Derechos y deberes

Cada organización puede desarrollar una lista de derechos y deberes de sus voluntarios, sin embargo, existe la Ley 6-1996 Del Voluntariado que marca unos mínimos:

Derechos (artículo 6) Las personas voluntarias tienen los siguientes derechos:

  • Recibir tanto, con carácter inicial como permanente, la información, formación, orientación, apoyo y, en su caso, medios materiales necesarios para el ejercicio de las funciones que se les asignen.
  • Ser tratados sin discriminación, respetando su libertad, dignidad, intimidad y creencias.
  • Participar activamente en la organización en que se inserten, colaborando en la elaboración, diseño, ejecución y evaluación de los programas, de acuerdo con sus estatutos o normas de aplicación.
  • Ser asegurados contra los riesgos de accidente y enfermedad derivados directamente del ejercicio de la actividad voluntaria, con las características y por los capitales asegurados que se establezcan reglamentariamente.
  • Ser reembolsados por los gastos realizados en el desempeño de sus actividades.
  • Disponer de una acreditación identificativa de su condición de voluntario.
  • Realizar su actividad en las debidas condiciones de seguridad e higiene en función de la naturaleza y características de aquella.
  • Obtener el respeto y reconocimiento por el valor social de su contribución.

Deberes (artículo 7) Las personas voluntarias están obligadas a:

  • Cumplir los compromisos adquiridos con las organizaciones en las que se integren, respetando los fines y la normativa de las mismas.
  • Guardar, cuando proceda, confidencialidad de la información recibida y conocida en el desarrollo de su actividad voluntaria.
  • Rechazar cualquier contraprestación material que pudieran recibir bien del beneficiario o de otras personas relacionadas con su acción.
  • Respetar los derechos de los beneficiarios de su actividad voluntaria.
  • Actuar de forma diligente y solidaria.
  • Participar en las tareas formativas previstas por la organización de modo concreto para las actividades y funciones confiadas, así como las que con carácter permanente se precisen para mantener la calidad de los servicios que presten.
  • Seguir las instrucciones adecuadas a los fines que se impartan en el desarrollo de las actividades encomendadas.
  • Utilizar debidamente la acreditación y distintivos de la organización
  • Respetar y cuidar los recursos materiales que pongan a su disposición las organizaciones.

Pasos para ser voluntario/a

A modo de orientación, proponemos cuáles serían los pasos más adecuados para colaborar con una organización como voluntario o voluntaria, extraídos de una propuesta de Bolunta (Agencia para el voluntariado y la participación social de Vizcaya).

  1. Reflexiona sobre tus motivaciones
  2. Establece la dedicación que puedes ofrecer
  3. Deja claro desde el principio si tu colaboración es puntual o continua
  4. Elige el campo de actuación que más te interesa
  5. Infórmate de las asociaciones que trabajan en el campo que quieres participar
  6. Ponte en contacto con la organización para ver en qué tareas estás más capacitado/a

Cada voluntario o voluntaria tiene una combinación de motivaciones en relación con su interés en participar en el voluntariado, y hay unas que se corresponden con su interés en ayudar a los demás (heterocentradas), y otras que se vinculan con su interés personal (autocentradas). La coexistencia de ambos tipos de motivaciones no debe hacernos dudar de nuestra voluntad de participar en el voluntariado.

  • Buscamos colaboradores

    Para más información haz click aquí